Blog

TIPOS DE ENGASTES O ENGARCES EN JOYERÍA

Post de Malena de Botana | Curiosidades
CUIDADOS PARA LOS ANILLOS DE COMPROMISO

Engastar es el procedimiento que permite sujetar-encajar la gema sobre una montura de metal, de modo que se realce la belleza de ambos elementos. Actualmente son muchas las formas de engastar, se utilizan según sea la forma, talla o calidad de la gema, de acuerdo con el diseño y de la estética que se desee obtener de la pieza.

En términos generales, hay tres técnicas de engaste, con sus respectivas variantes:
-ENGASTE EN BISEL.
-ENGASTE CON GARRAS.
-ENGASTE INVISIBLE.
Algunos engastes nos brindan la posibilidad de ser combinados.

ENGASTE EN BISEL

ENGASTE EN BISEL
El engaste en bisel, cerrado, bocel, o en boquilla. Esta forma de engaste es el más antiguo y sólido, puede dar un aspecto muy contorneado, ligeramente retro pero contemporáneo.
La sujeción ocurre mediante un bisel que rodea el perímetro de la gema. Consiste en doblar una lámina fina de metal sobre la gema, rodeándola por completo (bisel cerrado) a la altura del filetín, de esta forma, la piedra queda encerrada en un borde de metal. Este tipo de engastado es muy seguro y protege las aristas de las piedras.
Esta especialmente diseñado para gemas opacas o poco translucidas, gemas que no tienen paso de luz y toda la incidencia es por la superficie.
Si el bisel no rodea totalmente todo el perímetro de la piedra por estar dividido en dos o más secciones nos encontraríamos con bisel abierto: semi bisel o medio bisel, y en este caso, la culata de la gema queda al descubierto y puede entrar la luz.
Aunque todos los cortes de piedra pueden engastarse en bisel, es más fácil usar este engaste para formas ovaladas y redondas. Se considera especialmente difícil el engaste a bisel en gemas con caras y ángulos. 

ENGASTE A NIVEL

ENGASTE A NIVEL

El engaste a nivel es una variante del engaste a bisel, a diferencia del engaste a bisel el metal no sobresale por arriba de la gema.
El engaste a nivel proporciona un aspecto contemporáneo suave, elegante y sobrio.
Se realiza mediante el agujero cónico en el que la gema se asienta presionada por el metal que lo rodea, la profundidad del asiento debe ser suficiente para que la parte superior de la gema (mesa) se encuentre al mismo nivel que el del metal. Gemas de más de 3.0 mm la mesa puede encontrarse ligeramente por arriba del nivel del metal.
Para resaltar este tipo de montura de piedra, se recomienda que la pieza posea un terminado satinado o texturizado. Generalmente este tipo de montura no se emplea para piedras de baja dureza ya que la presión que se ejerce al doblar el metal para sujetar la gema podría dañarla. El engaste a nivel proporciona buena protección para todos los cortes o talla, y permite que las gemas capten toda la luz.

ENGASTE EN GARRAS
ENGASTE  EN GARRAS

Los engastes de garras - grifas - uñas - patas, permiten despejar ampliamente la piedra con respecto al metal para hacerla resaltar mejor.
Es uno de los engastes más indicado para utilizarlo en gemas talladas; su posición elevada permite la entrada de la luz por prácticamente la totalidad de sus facetas, ayudando a potenciar el brillo natural de la gema.  La mayoría de las gemas y todos los tipos de joyería, admiten esta forma de engaste.
El engaste en garras es la técnica más usada, se realiza a través de sutiles garras que están unidas a la parte central de la base, conocida como cabeza o canasta, las mismas que son de varias formas y tamaños dependiendo de la gema, esta configuración a menudo tiene 3, 4, 6 garras, siendo las menos comunes las de 2 y 8 garras, la más utilizada es la de cuatro garras. Cada garra de similar forma y tamaño se colocan de manera equidistante unas de otras, se extienden hacia arriba y hacia afuera desde la cabeza y se arquean sobre la gema (que se coloca individualmente) para formar un agarre seguro y duradero. Los extremos de las garras que se doblan sobre la faja para sujetar con seguridad la gema, se les puede dar formas: redondas, ovales, puntiagudas, de galones, planas o decorativas; con más frecuencia se usa un estilo redondeado para evitar que se enganchen en algo.
Engaste con grifas en V, con esta forma de garras la gema queda sujeta en muescas (corte estrecho y alargado que se realiza en el metal para encajar la gema) talladas en el interior en ambos lados de una grifa en forma de V.
Engaste con grifas en V

 ENGASTE EN TENSIÓN

Engastes en tensión, también llamado engaste de presión, engaste de suspensión, garras a presión o anillo de gema flotante. Este engaste muestra toda la belleza de la gema, sobre todo en piedras mayores a 3 milímetros.
Un engaste en tensión se refiere a un estilo de engaste donde la gema se mantiene permanentemente en su lugar por la presión creada a partir de una única pieza de metal muy duro (oro o platino), que se ha visto obligado a ceder lo suficiente para que la piedra quede apretada en su lugar.
En este tipo de engaste la gema se sitúa en pequeñas ranuras, que se cortan o se tallan en un espacio dejado para la gema, de manera que la base queda como si estuviese en el aire, pero la gema queda perfectamente fijada “por presión” a las paredes del metal, manteniendo la gema en su posición. Las gemas que usar deben de tener una dureza de 9 o más en la escala de Mohs (diamante, zafiro, rubí, etc), ya que piedras de menor dureza se quebrarían debido a la presión. Es importante que el anillo después de su elaboración quede con la tensión suficiente. 
Debido al proceso de creación de un anillo en tensión, si se desea cambiar de tamaño, es necesario hacer un anillo desde cero.

ENGASTE PAVÉ

ENGASTE PAVÉ

Engaste pavé, grano o micro garra. El terminó pavé proviene del francés y significa empedrado. En este tipo de engaste se conjuntan muchas gemas pequeñas, una al lado de la otra, separadas entre sí por pequeños granos de metal que sirven para asegurarlas, generando así la ilusión de una gema de mayor tamaño, más aún si se trata de diamantes engastados sobre oro blanco.
El número de granos de metal depende del diseño, complejidad y tipo de joya. Para que este engastado tenga buena calidad, los granos deben estar bien formados, deben tener todo el mismo tamaño y estar correctamente espaciados. Este tipo de engaste crea una simetría logrando superficies de metal cubiertas totalmente de piedras pequeñas, todo el empedrado debe quedar a la misma altura y las piedras alineadas con el metal que las rodea quedando liso y brillante.
Este engaste es el más adecuado para gemas de talla baguette, esmeralda, ovalada, princesa y redonda.

ENGASTE EN BARRA


Engaste en barra o de chatón parcial
, en esta variante de engaste la gema está sujeta por pequeñas barras de metal, a estas barras se les realizan unas pequeñas muescas que ayudarán a mantener firme a la gema. Es un engaste adecuado para gemas de talla baguette, esmeralda, ovalada, princesa y brillante. Es un engaste que deja las caras de la gema expuestas, lo que optimiza el brillo y el centelleo (destellos).  Este tipo de engaste clásico pero contemporáneo, se utiliza para las gemas con una dureza de 9 en adelante en la escala de Mohs.

ENGASTE INVISIBLE


ENGASTE EN BARRA

Engaste invisible o ciego. En este tipo de engaste no se ve la montura, dejando a las gemas como únicas protagonistas de la joya. La gema requiere una preparación especial y que estas sean de forma angular, las gemas se engastan por medio de ranuras, que sólo pueden verse por detrás de la pieza, se coloca cada gema contra la gema vecina, con entredoses situados bajo la pieza, sin el uso de un medio de apoyo o de montaje visible, logrando así una superficie uniforme con luz y color ininterrumpido.
Esta técnica es ideal para gemas de color, para las cuales se requiere de una perfecta selección y calibrado de las mismas. Es muy habitual que el engaste invisible se aplique sobre todo en gemas con cortes rectos, esto se debe principalmente a que este tipo de tallas permiten unir las gemas sin dejar huecos, como ocurría con las tallas redondeadas.

ENGASTE EN CARRIL

ENGASTE  EN CARRIL

Engaste en carril, carré, riel. El engaste en carril se realiza alineando las gemas una junto a otra (filetín contra filetín), en un carril de metal preparado especialmente para su sujeción. Este tipo de engastado protege mucho las piedras ya que ninguna arista está expuesta a los golpes, y permite a las gemas mostrar su máximo brillo, pero su éxito depende de que las gemas tengan un pabellón tallado con precisión. 
Este tipo de engaste está cada vez más extendido en diseños con gemas en talla baguette, esmeralda, ovalada, princesa y redonda. Los engastes de carril para gemas en talla princesa y rectangular son particularmente notables porque no hay superficies de metal entre las gemas.
Se precisa que las gemas sean de igual color, pureza y talla; hay salvedades, pero el engaste de carril se usa generalmente para gemas pequeñas y de igual tamaño. 


Fuente de información: Varias.

imagenes de malena trabajando

Malena de Botana - Diseñadora - Orfebre

...