CORTES DE DIAMANTES PARA ANILLOS DE COMPROMISO

Post de Malena de Botana | DISEÑO | JOYERÍA
 LAS PULSERAS Y SUS TALLAS

Era común que el anillo de compromiso lleve una piedra solitaria, pero hoy en día es frecuente ver este solitario acompañado de varias piedras más pequeñas que adornan y dan mayor brillo o elegancia a la argolla.

La piedra más común en un anillo de compromiso es el diamante. Además del tamaño, lo más importante de un diamante es la calidad, buscamos que tenga características extraordinarias, y que junto a un trabajo de lapidación de excelencia, se pueda obtener el máximo brillo, fuego, centelleo y belleza de cada diamante

*Diamantes y Certificados

Un diamante cuenta con un Informe de Graduación / Certificación, por ello es importante saber quién lo emite.

Para determinar la calidad se valoran varios aspectos, algunos de los cuales son subjetivos. Las 4 C (Claridad, Color, Corte y Carat-Peso) son los principales factores por los que la industria de los diamantes evalúa los atributos físicos de un diamante, y de todo lo anterior depende su precio. Existen laboratorios de mayor y menor prestigio, esto basado en su experiencia, independencia y especialmente por su rigurosidad a la hora de la evaluación. En opiniones de expertos, GIA es uno de los laboratorios más riguroso y preciso.

El informe de Graduacion / Certificado de los diamantes con los que trabaja MdB, es emitido bajo los estadares de GIA.

Cortes de la piedra

La forma en la que está cortada la piedra es uno de los puntos influyentes en la decisión al elegirla. Existen diferentes cortes de diamantes o piedras preciosas, entre los más conocidos tenemos:

 

 logo

Corte brillante, es el más usado, es muy clásico y va muy bien en solitario, luce por sí solo con mucha elegancia; nunca pasará de moda.
Corte cojín, cuadrado con sus vértices redondeados.
Corte asscher, también llamado esmeralda cuadrada.
Corte oval, se basa en el redondo, pero al modificar su forma, cambia el brillo de la piedra.
Corte pera o lágrima, es una combinación de talla redonda y marquesa.
Corte marquesa, es alargado y con terminación en punta en ambos lados.
Corte radiante, luce más si está acompañado de pequeñas piedras alrededor o a los lados.
Corte princesa, gracias a su forma luce un espectacular brillo sin importar el tamaño de la piedra.
Corte corazón, el símbolo del amor en una joya.
Corte triángulo, sencillo pero elegante.
Corte baguette (rectangular y trapecio), según el tamaño son muy utilizados para acompañar a una piedra de mayor tamaño.
Corte esmeralda, menos común, es habitual encontrarlo en piedras como la esmeralda y el zafiro.

Por lo tanto:
Cuando busquen anillos con alguna piedra de diamante, les hablarán o deberán tener en cuenta las 4 C. Se denominan así porque, las cuatro cualidades en las que hay que fijarse más, son: corte, peso, claridad y color, que al inglés se traducen como cut, carat, clarity y color. La calidad y el precio del diamante vendrá determinado por estas características.

El corte diferencia entre las distintas formas del diamante, puede ser de talla redonda, oval, princesa o cuadrada, esmeralda… El peso se refiere a los quilates que posee la pieza. La claridad se establece a partir de una escala que permite clasificar cada diamante según su pureza. Y, por último, el color, también se clasifica por una escala que va desde la D a la Z, de menos a más color (lo más recomendable es uno que se encuentre entre la D y la I.